Extreme-500-Portable-SSD-1

A estas alturas pocos pueden dudar de que la tecnología SSD ha llegado para quedarse; el precio por gigabyte cae año tras año y cada vez resulta más complicado encontrar un equipo sin una unidad SSD de serie, incluso en gama media. La industria apuesta ahora por llevar esta solución a unidades externas y este modelo de SanDisk es uno de los primeros en pasar por nuestro laboratorio. ¿Tiene sentido un SSD externo? Os animamos a comprobarlo.

Como es habitual, SanDisk entrega el dispositivo en un correcto embalaje que incluye, además de la unidad SSD, el cable USB 3.0 y un escueto manual de instrucciones. En términos de diseño y construcción el SanDisk Extreme 500 Portable SSD puede presumir de una factura impecable: fabricado en plástico ABS de alta calidad y con un tacto rugoso, ofrece una estética premium muy acorde con el target profesional al que va orientado.

Características técnicas:

  • Capacidad 240 Gbytes (existe otro modelo con 120 Gbytes)
  • Rendimiento declarado: hasta 415 MB/s lectura y 340 MB/s escritura.
  • Dimensiones: 75.69mm x 75.69 mm x 10.67 mm.
  • Peso: 78,7 gramos.
  • 3 años de garantía.
  • Compatible con Windows y Mac (no necesita drivers).

El funcionamiento del dispositivo es idéntico al de cualquier pendrive o disco externo; basta conectarlo a cualquier puerto USB 3.0 para que el sistema operativo lo detecte y podamos empezar a trabajar con el. En su interior SanDisk ha pregrabado la aplicación SecureAcess , una sencilla aplicación para cifrar los contenidos que guardemos en la unidad y evitar desastres en caso de pérdida.

En términos de rendimiento la velocidad que hemos alcanzado en nuestras pruebas está lejos de la teórica pero sigue siendo una pasada. En la siguiente captura tenéis una muestra de los datos que ofrece el conocido benchmark CrystalDisk Mark, que prueba las tasas de lectura y escritura sobre la unidad con diferentes muestras.

crystaldisk mark 1

Como podéis ver se alcanzan los 370 MB/s en lectura secuencial y casi 300 MB/s en escritura, unos números brillantes que convierten en una delicia trabajar con grandes cantidades de datos. La siguiente imagen muestra la prueba con ATTO Disk Benchmark, un test que mide las tasas de lectura y escritura con archivos de diferente tamaño.

ATTO-2

¿Quién necesita un SSD externo?

Basta echar un vistazo a imagen que ilustra la web oficial del producto para darse cuenta a qué tipo de público va orientado el producto: profesionales o aficionados avanzados que busquen una unidad externa de alto rendimiento y especialmente diseñada para mover archivos pesados y, en especial, contenido multimedia. Nos resulta interesante tener en el bolsillo un SSD de 240 Gbytes, que funciona con cualquier dispositivo USB 3.0 , que no se caliente y que es resistente a casi todo lo que puede acabar con un disco duro tradicional.

La brutal tasa de transferencia hace posible tener una copia de seguridad externa del trabajo en pocos segundos y llevarnos en el bolsillo proyectos que ocupan decenas de gigabytes y con los que, todavía, la nube no es una opción: fotógrafos, editores de vídeo, arquitectos, ingenieros o artistas podrían ser algunos ejemplos de perfiles que se pueden beneficiar desde ya de una tecnología como esta.

Para el resto y aunque el precio del dispositivo no es una locura (lo hemos encontrado en Amazon por 117 euros) la utilidad es más relativa. En cualquier caso, un gran producto, bien construido y con la garantía de una firma líder en almacenamiento SSD.

La entrada SanDisk Extreme 500 Portable SSD, análisis aparece primero en L'informatik.