realidad aumentada

Tanto la realidad virtual como la realidad aumentada han llegado pisando fuerte, y desde luego piensan quedarse con nosotros mucho tiempo.

Ya os comentamos en su momento las diferencias que existen entre una y otra, aunque podemos decir a modo de resumen que mientras que la realidad aumentada busca proyectar elementos virtuales sobre el mundo real la realidad virtual no recurre a éste, sino que lo que pretende es crear un mundo propio alejado de aquél.

Esto tiene consecuencias muy importantes, y podemos explicarlo mejor con un ejemplo. Pokémon GO, la aplicación de moda, utiliza realidad aumentada, ya que recurre a la técnica que explicamos en el párrafo anterior.

Sin embargo un Pokémon GO basado en realidad virtual sería totalmente distinto, ya que el mismo estaría formado por un mundo propio y totalmente generado por ordenador que daría cobijo a los Pokémon.

¿Qué ofrece más posibilidades, la realidad aumenta o la realidad virtual?

Ciertamente es una pregunta muy complicada, ya que no podemos decir sin más que una es directamente mejor que la otra, porque como vemos ambas persiguen un objetivo muy diferente y tienen aplicaciones dispares.

Con la realidad virtual es posible conseguir experiencias plenamente inmersivas, gracias al aislamiento que proporcionan las gafas que se utilizan y también a la elevada calidad gráfica que podemos conseguir con la tecnología actual.

Sin embargo esa experiencia tiene un precio, y es que parece que sea totalmente óptima y realmente impactante es necesario un hardware muy potente, cosa que quedó patente cuando se confirmaron los requisitos de Oculus Rift y HTC Vive.

Por su parte la realidad aumentada aprovecha el escenario base del mundo real y trabaja sobre él, ofreciendo una experiencia que también puede llegar a ser bastante inmersiva pero que en ningún momento nos aísla o nos aleja totalmente de la realidad.

Esto hace que sea menos exigente y que se pueda conseguir un funcionamiento óptimo con un hardware modesto, cosa que podemos comprobar al ver las especificaciones de las HoloLens de Microsoft, máximo exponente actual de la realidad aumentada.

Realidad virtual

Una pequeña reflexión personal

No contemplo el futuro como algo en lo que sólo pueda existir una de las dos tecnologías, sino que apuesto por todo lo contrario. Creo que tanto la realidad virtual como la realidad aumentada tienen su propio espacio y pueden coexistir sin problemas, aunque centradas en mercados diferentes.

Así, la realidad aumentada podría dar lo mejor de sí en el sector profesional y empresarial entendido en sentido amplio, y también en otros sectores importantes como el educativo o el sanitario. Obviamente esto no quiere decir que no tenga cabida en el mercado del entretenimiento digital, pero no su auténtico potencial se aprovecharía mejor en los otros entornos.

Por contra la realidad virtual la veo mas alejada de los entornos profesionales y empresariales y más enfocada al entretenimiento puro y duro, por lo que creo que ese podría ser su mercado más importante.

La entrada Realidad aumentada y realidad virtual, un mundo de posibilidades aparece primero en L'informatik.