disco duro a SSD

El cambio de un disco duro a SSD es una de las actualizaciones recomendadas que un usuario puede realizar para mejorar el hardware de su equipo. Las ventajas de las unidades de estado sólido como solución principal de almacenamiento masivo ya las conoces y comienzan en unas velocidades de transferencia de datos que -como mínimo- triplican la entregada por los discos duros y permiten mejores tiempos de arranque del sistema operativo, en el acceso a las aplicaciones o en los reinicios desde modos de suspensión o hibernación.

La ausencia de partes móviles les permite reducir el ruido emitido, la emisión calorífica y el consumo, mientras que formatos avanzados como los que se conectan a la interfaz PCIe, permiten mejorar aún más el rendimiento más allá de la interfaz SATA. Si a las ventajas señaladas unimos la mejora de su robustez y resistencia a fallos y a una constante bajada de precios, podemos entender porqué las ventas de SSD siguen creciendo.

Reemplazar físicamente un disco duro por una SSD en un portátil es sencillo como vimos en este artículo. Lo mismo si apuestas por colocarla en un PC de sobremesa (sola o junto al disco duro), pero ¿cómo resolvemos el apartado del software?

Podemos hacerlo de distintas maneras como hemos ido viendo en esos artículos. Personalmente y una vez guardados los archivos personales, siempre realizo una instalación limpia desde cero ante un cambio en la unidad de almacenamiento, pero hay usuarios que prefieren mantener la instalación existente.

Una posibilidad es usar copias de seguridad completas que hayamos realizado previamente o emplear herramientas de clonación. Los fabricantes de SSD suelen entregar junto al hardware aplicaciones para hacerlo, pero si tenemos un ordenador portátil necesitamos kits de conversión y/o cableado que pase los datos desde un USB a la interfaz de la SSD, generalmente SATA, antes de realizar el reemplazo de las unidades.

SSD_HDD_2

Mover Windows desde un disco duro a SSD

Otro método es el que han publicado nuestros compañeros de Movilidad Profesional en un artículo práctico que describe el traslado de una instalación Windows desde un disco duro a una SSD, manteniendo las particiones, sistema, aplicaciones, configuraciones y todos los datos de usuario.

Está basado en la utilización de la aplicación Macrium Reflect, disponible en versión gratuita y una trial para prueba durante 30 días y que solo requiere una solución de almacenamiento externo con la capacidad suficiente para crear una copia de respaldo del disco duro y después restaurarla en la nueva SSD.

Si no quieres realizar una instalación desde cero es un método que funciona realmente bien y que te invitamos a leer si estás pensando en reemplazar un disco duro por una SSD. Más informaciónMovilidad Profesional

La entrada Mueve Windows desde un disco duro a SSD sin perder datos aparece primero en L'informatik.