primeros chromebook

Aunque los Chromebook son todavía los nuevos chicos del barrio del PC, hace ya cinco años que la primera generación llegó al mercado y como los tiempos en la computación de consumo son así, su soporte está por expirar este junio. No recibirán más actualizaciones, o lo que es lo mismo, quedarán obsoletos y, peor, expuestos a cuanta vulnerabilidad surja. En un principio.

A saber, Google se compromete a mantener cada Chromebook por cinco años a partir de su lanzamiento original, por lo que los modelos que que rompieron el hielo, son los que comienzan a despedirse. En concreto, el Samsung Series 5 lo hará este mes, mientras que el Acer AC700 aguantará hasta agosto. Los siguientes en perder el soporte, más modelos de Samsung y Acer, se van a mediados de 2017.

Google explica en su política de fin de ciclo de vida (para Android y dispositivos con Chrome OS) que “los dispositivos acaban quedándose desfasados debido a los avances en el hardware y en la tecnología”, razón por la que no pueden “garantizar que los dispositivos Chrome más antiguos sigan recibiendo actualizaciones para utilizar las nuevas funciones del SO”.

Cabe recalcar que Google dice “no poder garantizar” el soporte. ¿Significa esto que tal vez no se corten las actualizaciones de golpe? Es posible, cuando la compañía continúa manteniendo los prototipos que lanzó en 2010. Asimismo, solo parte de las unidades que se vendieron de los primeros Chromebook fueron a parar fuera de centros educativos y empresas.

En cualquier caso, el fin del soporte de estos portátiles abre una cuestión espinosa. No solo se trata de, por la propia naturaleza de actualización continua del sistema, que los Chromebook sean considerados -incluso mejor considerados- que un smartphone o tablet; el problema es que Google dificulta la instalación de otros sistemas.

La solución para mantener con vida un dispositivo que puede ser modesto, pero en buen estado puede ser perfectamente útil, parece ser que pasa por liarse la manta a la cabeza, desbloquear el arranque si es posible e -atendiendo a las limitadas especificaciones de hardware- instalar alguna distro Linux ligera. O, casi más apropiado, instalar un clon independiente de Chrome OS como CloudReady, si las especificaciones acompañan.

La entrada Los primeros Chromebook se quedan sin soporte aparece primero en L'informatik.