detención de Assange

La detención de Assange es ilegal según acaba de dictaminar el panel de expertos internacionales de la ONU. El grupo de trabajo de Naciones Unidas da un soberano repaso a las autoridades británicas (y suecas), piden que se “termine su detención, se garantice su seguridad e integridad física, se le facilite el ejercicio de su derecho a la libertad de movimientos e incluso que reciba una compensación”.

El problema es que la decisión del grupo de expertos de ONU para detenciones arbitrarias no es vinculante jurídicamente. Las autoridades policiales británicas dicen que nada ha cambiado y que detendrán a Assange en cuanto ponga un pie fuera de la embajada de Ecuador en Londres donde lleva refugiado (o más bien encerrado) los últimos tres años.

A pesar que técnicamente no esté detenido porque el refugio en la sede diplomática fue voluntario, el panel de expertos de ONU considera que Assange “ha sido sujeto de varias formas de privación de libertad”, comenzando por su reclusión en una celda de aislamiento durante la primera fase de su detención y por la “falta de diligencia de la Fiscalía sueca en su investigaciones”.

Recordemos que un juez británico aprobó su extradición a Suecia por un caso que nada tiene que ver con WikiLeaks, bajo un cargo de violación y tres de agresión sexual, éstos últimos ya prescritos. Assange fue implicado en agosto de 2010 y tras una investigación fue absuelto poco después de esas acusaciones. Posteriormente, cuando Wikileaks volvió a publicar material comprometido la fiscalía sueca reabrió el caso.

Un caso rocambolesco que huele claramente a otro tipo de motivaciones como los abogados de Assange han proclamado desde el principio. La impresión general es que Assange es un preso político al que no se perdona la publicación de informes anónimos y documentos filtrados por Wikileaks que revelaron los más sucios comportamientos en la política mundial.

 

Decenas de simpatizantes han acudido a las puertas de la embajada ecuatoriana en Londres para mostrar su solidaridad con Assange exhibiendo una pancarta que reza “Libertad para Assange”. A ella nos unimos aunque no se sabe lo que va a pasar cuando a mediodía el fundador de WikiLeaks salga de la embajada como anunció esta semana.

La entrada La detención de Assange es ilegal, dice la ONU ¿Y ahora qué? aparece primero en L'informatik.