Portada

Seguimos renovando nuestras guías de montaje de equipos y en esta ocasión nos centramos en una selección de componentes con los que podremos dar forma a un PC económico para jugar a 1440p, es decir, 2.560 x 1.440 píxeles, una resolución que se sitúa un peldaño por detrás del deseado 4K (3.840 x 2.160 píxeles).

El objetivo de la guía es conseguir un rendimiento totalmente óptimo en dicha solución, manteniendo los ajustes de calidad al máximo y tasas medias de fotogramas por segundo que garanticen una experiencia fluida, pero al mismo tiempo controlando el gasto y reduciéndolo al mínimo posible.

Obviamente apostamos por un mínimo de calidad del que no bajaremos en ningún momento, por lo que evitaremos la compra de componentes de dudosa fiabilidad aunque implique aumentar un poco el gasto final.

Con esto queremos decir que probablemente sea posible arañar algunos euros al precio final, pero ello implicaría sacrificios de calidad o fiabilidad que creemos firmemente que no merecen la pena en relación al ahorro mínimo que suponen.

Sin más entramos en materia y como siempre os invitamos a dejar cualquier duda en los comentarios.

Placa base

1 (6)

La elección de la placa base conlleva decidir qué plataforma vamos a utilizar y el soporte que vamos a tener de cara a las últimas tecnologías, como la memoria DDR4, por ejemplo.

Viendo precios, rendimiento bruto y vida útil hemos apostado por la plataforma LGA1151 de Intel, que nos permite utilizar dicho tipo de RAM y acceder a los procesadores Core basados en la arquitectura Skylake, cuyo IPC resulta muy elevado como ya sabemos.

Como anticipamos también nos garantiza una buena vida útil, ya que no sólo nos permite ampliar a un Core i7 si lo estimamos necesario en futuro, sino que además ya se ha anunciado su compatibilidad con la futura generación de procesadores Kaby Lake de Intel.

Queremos un equipo económico pero que cumpla un mínimo, y por ello hemos elegido la placa base ASUS H110M-D, un modelo básico pero que cuenta con todo lo que vamos a necesitar.

Tiene además un acabado de calidad y una construcción muy buena a pesar de su ajustado precio, gracias al respaldo de la tecnología 5X Protection II de ASUS.

Precio: desde 62 euros.

Procesador

1 (7)

Bien, tenemos la placa y ahora nos toca ir a por el procesador. Aquí tenemos dos grandes opciones, un Core i5 6500 o un Core i3 6100.

El primero monta dos núcleos y cuatro hilos a 3,7 GHz y el segundo cuatro núcleos y cuatro hilos a 3,2 GHz-3,6 GHz, modo normal y turbo.

Con el segundo tendremos un mayor rendimiento, sobre todo en aplicaciones multihilo pero la diferencia de precio es considerable, ya que el Core i3 6100 cuesta 112 euros y el Core i5 6500 sube a 196 euros.

Nosotros hemos elegido el primero para mantener los costes al mínimo, ya que gracias al apoyo de la memoria DDR4, su alta frecuencia de trabajo y el buen IPC de Skylake ofrece un rendimiento más que suficiente y tiene una excelente relación calidad-precio.

Obviamente citamos el Core i5 6500 como opción a tener muy en cuenta si podéis pagar un extra.

Precio: desde 112 euros.

Memoria RAM

1 (5)

Tenemos una placa base limitada a DDR4 a 2.133 MHz y queremos mantener el presupuesto lo más bajo posible como ya dijimos, así que hemos elegido un módulo de 8 GB Kingston HyperX Fury con latencias CL14.

Actualmente 8 GB de RAM es más que suficiente, pero al igual que hicimos en el punto anterior os recordamos que si tenéis un plus de prespuesto podéis añadir 8 GB más hasta sumar un total de 16 GB.

Con todo tened en cuenta que en cualquier caso vuestra prioridad antes de subir la RAM debería ser apostar por el Core i5 6500.

Precio: desde 36,50 euros.

Tarjeta gráfica

1 (4)

Lo tenemos bastante claro, el objetivo es jugar en 1440p con garantías y queremos la solución con mejor relación calidad-precio posible.

Hemos descartado las GTX 970 ya que tienen una relación calidad-precio inferior al de las RX 480 y nos hemos decantado por estas últimas, en concreto por el modelo de Sapphire, que viene con 8 GB de GDDR5.

Dicha tarjeta cumple de sobra con nuestras exigencias y tiene además una larga vida útil, gracias a su gran cantidad de memoria gráfica, su buen soporte de Vulkan y shaders asíncronos y la madurez que irán tomando sus drivers a corto y medio plazo.

Precio: desde 269 euros.

Fuente de alimentación

1-3-8

Con los componentes que llevamos elegidos queda claro que necesitamos un modelo que ofrezca un mínimo de 500W y 30A en el carril de 12V.

Obviamente no podíamos descuidar este punto, aunque tampoco queríamos caer en derroches. Por ello hemos elegido la fuente EVGA W1 500W 80 Plus, que cuenta con todo lo que necesitamos, es fiable y tiene un precio muy controlado.

Es importante destacar que con ella tampoco nos cerramos puertas a futuras expansiones, gracias a sus 480W y sus 40A en el carril de 12V.

Precio: desde 39,78 euros.

Disco duro

1 (2)

Es evidente que en este punto tenemos muchas opciones posibles, pero hemos optado por la más económica manteniendo siempre el valor de buscar una buena experiencia de uso y una correcta relación calidad precio.

Elegimos un SSHD Seagate de 1 TB porque su precio no dista mucho del que tienen los HDD de su mismo nivel, pero gracias a su caché de 8 GB ofrece mejoras que llegan a marcar una diferencia de rendimiento considerable, sobre todo en tiempos de inicio y apagado del sistema.

Precio: desde 69,90 euros.

Caja

1 (1)

Al igual que hemos dicho anteriormente podéis elegir otro modelo que os resulte más atractivo si el presupuesto os lo permite.

Nosotros siguiendo el binomio calidad-precio e intentando gastar el mínimo posible hemos optado por la NOX Coolbay SX Devil USB 3.0, una caja muy equilibrada que nos garantizará un buen flujo de aire y espacio más que suficiente para todo lo que vamos a montar.

Precio: desde 44,49 euros.

Notas finales y rendimiento

Tenemos un coste total de 639,13 euros en la configuración más básica, es decir, aquella con CPU Core i3 y sin ninguno de los añadidos que hemos señalado como opciones posibles.

Si añadimos el procesador Core i5 6500 ya nos ponemos en más de 700 euros, aunque obviamente conseguimos una inyección de fotogramas por segundo en algunos juegos concretos que no tienen suficiente con los cuatro hilos del Core i3 6100 y que aprovechan mejor cuatro núcleos físicos.

¿Merece la pena? Si vuestro presupuesto os lo permite sí, sin duda.

En cualquier caso nos centramos en la configuración base, y vemos que por menos de 650 euros tenemos un equipo capaz de mover juegos en resoluciones de 2.560 x 1.440 píxeles con unos ajustes de calidad realmente buenos.

A continuación os dejamos algunos resultados de rendimiento:

  • Battlefield 4 en resolución 1440p con calidad ultra: medias de 42 fotogramas por segundo.
  • Crysis 3 en resolución 1440p con ajustes en muy alto y FXAA: medias de 31 fotogramas por segundo.
  • The Witcher 3 en 1440p con calidad ultra, HairWorks desactivados: medias de 32 fotogramas por segundo.
  • The Division en 1440p con calidad ultra: medias de 40 fotogramas por segundo.
  • GTA V en 1440p con calidad muy alta: medias de unos 30 fotogramas por segundo.

Enlaces de interés: Guías MC.

La entrada Guía: PC económico para jugar a 1440p aparece primero en L'informatik.