oculus

La idea de los requisitos mínimos lleva con nosotros desde tiempos inmemoriales, y lo cierto es que los mismos nos han dado disgustos y alegrías a partes iguales, siempre dependiendo del criterio del desarrollador en su fijación y de la propia optimización del juego.

Esto se entiende fácilmente cuando vemos, por ejemplo, que durante las décadas de los 80 y 90 con los requisitos mínimos apenas podías mover el juego con fluidez en resoluciones bajas, y con calidades mínimas o muy reducidas.

Esa regla general fue dejando paso a una tendencia que se inició sobre todo con Xbox 360 y PS3, y es que incluso no cumpliendo los requisitos mínimos es posible mover juegos actuales con un nivel de calidad razonable y resoluciones 720p.

Lo dicho es sólo un ejemplo y resulta visible sobre todo en juegos multiplataforma en los que se incluya soporte a las consolas de la generación anterior, pero en el caso de los títulos para realidad virtual parece que la cosa resulta también complicada en este sentido.

Según comentó Michael Brookes, productor de Elite: Dangerous, dar unos requisitos mínimos para mover juegos en entornos de realidad virtual es muy complejo porque lo que para un jugador es aceptable para otro puede no serlo, lo que implica que ajustar demasiado dichos requisitos puede acabar siendo contraproducente.

Por ello, ha comentado que aunque optimizarán al máximo para garantizar un buen rendimiento sólo recomendarán los requisitos mínimos que cumplan con su estándar mínimo, es decir, aquellos que permitan una buena experiencia de juego.

Más información: WCCFTech.

La entrada Dar requisitos mínimos en realidad virtual es un desafío aparece primero en L'informatik.