CISA

El Senado de Estados Unidos ha aprobado el Acta de Ciberseguridad de Intercambio de Información (CISA), un proyecto de ley que permitirá (o mejor obligará) a las empresas de tecnología compartir datos de los usuarios con los organismos gubernamentales, asestando un nuevo golpe a la privacidad de los ciudadanos.

CISPA, SOPA, PIPA, ACTA y ahora CISA. La cantidad de normativa restrictiva en el uso de Internet, en su neutralidad, libertad y contra el derecho a la privacidad es apabullante y no parece que vayan a parar hasta tener el control absoluto de cada bit que recorra la Red de redes. Si no lo tienen ya.

CISA tiene como objetivo “mejorar la seguridad cibernética” en los Estados Unidos, alentando a compañías como Google, Facebook, Apple o Twitter a compartir cualquier información que pueda contener un “indicador de amenaza cibernética” con el Departamento de Seguridad Nacional que a su vez puede transmitirla libremente a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Y todo el proceso sin una orden judicial. 

Las grandes tecnológicas están en contra de esta normativa. La semana pasada, Apple dijo a The Washington Post“No apoyamos la propuesta actual de CISA. La confianza de nuestros clientes lo es todo para nosotros y no creemos que la seguridad deba ir en detrimento de su privacidad“. 

Es el consenso general. CISA no incluye ninguna salvaguarda para evitar que las empresas compartan datos personales o irrelevantes. Bajo el paraguas de la “seguridad nacional” parece valer todo y la normativa es la respuesta a la declaración de ilegalidad de las campañas masivas de ciberespionaje de la NSA. Ahora harán lo mismo pero bajo cobertura legal. Lo explica el asesor legislativo de la Oficina Legislativa de la ACLU en Washington:

“Este proyecto de ley hará nuestras vidas digitales menos segura y menos privada. Canalizará una enorme cantidad de información confidencial en manos del gobierno, con datos utilizables en casos que nada tienen que ver con la seguridad cibernética. El gobierno va a ser capaz de utilizar estos datos privados de la misma forma que hizo la NSA con los programas de vigilancia conocidos en los últimos años. Damos las gracias a los senadores que trataron de mejorar el proyecto de ley, y en especial aquellos que se oponían de plano, pero esto es un mal día para las libertades civiles

Todo indica que Obama convertirá el proyecto CISA en Ley antes del próximo agosto. Y no creas que afectará solo a los estadounidenses. Cualquier dato que un usuario comparta con Google o Facebook en cualquier parte del mundo termina en los servidores centrales de las grandes tecnológicas. De ahí a la NSA solo habrá un clic bajo CISA.

La entrada CISA: espionaje ciudadano en nombre de la seguridad cibernética aparece primero en L'informatik.